Seleccionar página

9 ideas para mejorar la concentración

Diana Martínez Carracedo

 

      A la hora de estudiar o trabajar, o para hacer cualquier tarea diaria, necesitamos concentración pero, qué difícil resulta a veces centrarnos en el momento presente y focalizar nuestra atención en la  actividad que tenemos delante. El exceso de tareas, la ansiedad, las interrupciones, el cansancio, las preocupaciones o el estrés son algunos de los factores que nos dificultan la concentración. Muchas veces esto ocurre en los momentos menos oportunos, cuando justo tenemos más prisa por acabar las tareas.

      Ofrecemos algunas ideas que te ayudarán a concentrarte más y mejor:

  • Agenda tus tareas. Usar una agenda es fundamental para organizarse bien ya que permite planificar las tareas de acuerdo a los tiempos disponibles. Además, hoy en día hay agendas tan bonitas que fácilmente te darán ganas de abrirlas y completar enseguida las tareas.
  • Escribe a mano. El hecho de realizar anotaciones a mano nos exige atender a lo que estamos escribiendo y de esta manera asimilamos los conceptos de forma más ágil, eso dicen los estudios.
  • Marca las palabras importantes. En un texto, subrayar los datos más relevantes nos ayudará a recordarlos mejor y a poder encontrarlos más tarde con facilidad.
  • Divide y vencerás. Cuando nos enfrentamos a una tarea larga y aburrida nos cuesta más rendir. Si dividimos la tarea en varias metas más cortas y asumibles nos costará mucho menos lograrla por partes.
  • Mantén limpio y ordenado el espacio. Cuando una mesa está repleta de cosas que captan nuestra atención, nos costará muchísimo más mantener la concentración en la tarea.
  • A veces nos encontramos atascados y el colapso mental o la fatiga nos impiden continuar concentrados, más allá de la dificultad de la tarea. En estos casos, lo mejor es parar, simplemente. Si estamos en un espacio interior, salir al exterior a tomar un poco de aire fresco o dar un corto paseo nos puede ayudar a despejar la mente. La naturaleza es especialmente recomendable para estos momentos, ya que nos recargará las pilas y nos refrescará las ideas.
  • Haz listas. Cuando nos encontramos frente a una montaña de actividades resultará sencillo colapsarnos o pretender hacerlas todas a la vez. Establecer prioridades resultará crucial, ordenando las tareas y ejecutándolas una por una. El gesto de tachar la tarea recién acabada de la lista nos motivará a afrontar las siguientes.
  • Procura no tener varias ventanas abiertas. Tanto si trabajas en el mundo digital como en el físico, tener varios frentes abiertos permite un mayor número de interrupciones y estas dificultarán la concentración. Por tanto es preferible cerrar un tema antes de empezar con uno nuevo o, al menos, no tener más de dos o tres abiertos simultáneamente.
  • Hazte con un pequeño objeto para liberar el exceso de energía. A menudo, cuando hablamos por teléfono o estamos en una reunión, nos cuesta mantenernos quietos. Si movemos un objeto mientras prestamos atención a la tarea esto nos ayudará a liberar energía mental y podremos concentrarnos mejor.

      Además de estos consejos, dormir suficientes horas y realizar ejercicio físico, resultan básicos para ayudarnos a no dispersar nuestra atención.

      Se ha demostrado que subir y bajar escaleras entre tareas, cambiar de ambiente a lo largo del día o practicar meditación pueden ayudarte a mejorar la concentración.

      Es importante a la hora de hacer un plan siempre incluir los tiempos de descanso para no frustrarnos y rendir mejor.

      Si a tu hijo o hija le resulta difícil concentrarse, puedes pedir ayuda en CAIS. Estamos a tu disposición.

 

Diana Martínez Carracedo es Trabajadora Social en CAIS