Seleccionar página

Vuelta al cole: 6 claves para una buena adaptación al nuevo curso

Diana Martínez Carracedo

 

          Tras un largo verano, los niños deben regresar a la guardería, escuela infantil o al colegio. Y empiezan las resistencias, las incomodidades y los llantos. A todos nos cuesta, incluso a los adultos, adaptarnos a cada nueva situación vital, por familiar que nos resulte, ya que debemos incorporar una rutina y ajustarla a nuestros intereses y prioridades.

          Todos nuestros peques están retomando sus cursos escolares y quisiéramos ofrecer algunas claves para afrontar mejor la vuelta al cole:

  • Debemos intentar reducir al máximo los llantos, siempre tratando la situación con naturalidad. A todos nos cuesta iniciarnos en la rutina y acatar de golpe una serie de normas y horarios, pero la sensación que debemos transmitirles es que es posible, natural y necesario.
  • La adaptación será gradual. No podemos esperar que el primer día esté totalmente cómodo y dispuesto. Cada peque tiene sus tiempos.
  • Prepararles unos días antes del día de vuelta al cole. Para evitar cambios drásticos de horarios y rutinas, que a todos nos resultan más difíciles de llevar. Por ejemplo, los dos días anteriores podéis poner el despertador a la hora que habrá de sonar diariamente para ir al colegio.
  • Recordar a nuestros peques todo lo bueno del cole. Es una alternativa para motivarles a ir con alegría y ganas: hacer nuevos amigos, aprender, jugar, etc.
  • Es posible que tu hijo tenga conductas regresivas. Por ejemplo, si había dejado el pañal puede que estos días de inicio de nueva etapa, con el estrés que le podrá generar, vuelva a momentos previos aparentemente superados. No te alarmes, pronto volverá a su estado evolutivo normal cuando se estabilice la rutina.
  • Es importante transmitir a los peques que el entorno escolar es seguro. Si ya conocen al equipo profesional del Centro será más sencillo; en caso contrario, la familia debe hacer un esfuerzo por hacer sentir al niño seguro en el nuevo entorno que le abre sus puertas. Para ello conviene explicarles paso a paso, anticipadamente, las actividades que van a realizar en el Centro Educativo, convirtiendo así su entrada en algo más previsible y comprensible.

 

          Es recomendable compartir información con los profesionales que pasan tiempo con tu pequeño, pues les ayudará a ofrecer una atención más personalizada y adecuada a sus características y necesidades específicas.

          Una comunicación fluida durante el curso con el equipo educativo puede ayudarte a detectar cualquier incidencia y poder reaccionar con tiempo para que tu hijo siga un proceso educativo que favorezca su crecimiento sano y feliz.

Diana Martínez es Trabajadora Social en CAIS