Seleccionar página

El cerebro de los niños: un sistema en continuo cambio

Celeste Martínez

 

            El desarrollo del cerebro, no sólo ocurre antes de las 40 semanas; sino que a lo largo de la infancia el cerebro está en un continuo proceso de remodelación.

            La dificultad en la predicción de disfunciones en niños pequeños, se ve reflejada en la gran diversidad de técnicas existentes para evaluar el desarrollo del cerebro de un lactante. Por lo que sería útil tener como objetivo, en la valoración de niños pequeños, la evaluación de la calidad de los movimientos generales.

¿Qué son los movimientos generales?

            Consisten en una serie de movimientos gruesos de variable velocidad y amplitud que involucran a todas las partes del cuerpo. Se encuentran entre los primeros movimientos en el desarrollo del feto, apareciendo antes que los movimientos aislados de los miembros.

¿Qué características tienen?

            Las características básicas para describir la calidad de los movimientos generales son la variabilidad y la complejidad.

            Los movimientos complejos son aquellos durante los cuales el bebé realiza frecuentes cambios en la dirección de las partes del cuerpo que participan en el movimiento (combinaciones de flexión-extensión, abducción-aducción y rotación interna-externa de las articulaciones).

            La variabilidad de los movimientos generales se refiere al aspecto temporal, nuevos patrones de movimiento en un tiempo determinado. Se clasifican en:

MG normales – óptimos: tienen abundante variabilidad, complejidad y fluidez. Son movimientos relativamente infrecuentes: tan sólo del 10 al 20% de los niños de 3 meses nacidos a término presentan MG de esta calidad.

MG normales – sub-óptimos: la mayoría de los lactantes presentan este tipo de movimientos generales, que exhiben una suficiente variabilidad y complejidad, pero no fluidez.

MG ligeramente alterados: insuficientemente variables y complejos, además de no ser fluidos.

MG definitivamente alterados: carentes de variabilidad, complejidad y fluidez. Las contracciones sincrónicas son la única forma de MG que puede considerarse patológica.

Movimientos generales alterados

            Ciertas condiciones prenatales, perinatales y neonatales como la diabetes materna, retraso del crecimiento intrauterino, parto prematuro, la asfixia perinatal, la hiperbilirrubinemia neonatal, pueden dar lugar a MG alterados.

            Es importante conocer que los MG definitivamente alterados son específicos pero no exclusivos de diagnósticos de lesiones cerebrales.

            La valoración de la calidad de los movimientos generales es una herramienta sensible para evaluar la calidad de la función cerebral en niños pequeños, cumpliendo un papel complementario a los exámenes neurológicos infantiles tradicionales. La presencia de MG definitivamente alterados, a lo largo del tiempo, supone para el niño un riesgo de trastornos del desarrollo, que justifica su intervención mediante fisioterapia pediátrica, dado que la atención precoz podría mejorar las capacidades funcionales posteriores del niño.

Celeste Martínez es Fisioterapeuta en CAIS